Inicio Quienes Somos OS y Prepagas Sedes Turnos Contacto  
CATARATA
LASIK: ASTIGMATISMO, MIOPÍA E HIPERMETROPÍA
CIRUGÍA DE DESPRENDIMIENTO DE RETINA
ALTA MIOPÍA CON LENTES INTRAOCULARES
LÁSERES EN OFTALMOLOGÍA
RETINOPATÍA DIABÉTICA
CIRUGÍA DE GLAUCOMA
PLÁSTICA OFTALMOLÓGICA Y VÍAS LAGRIMALES
ESTUDIOS
CIRUGÍAS Y ESTUDIOS>Lasik: Astigmatismo, Miopía e Hipermetropía
 
LASIK (Laser assisted in-situ keratomileusis) es un procedimiento quirúrgico que se realiza para corregir defectos de refracción. Esta cirugía se puede utilizar en pacientes con miopía, hipermetropía y/o astigmatismo, disminuyendo en estos la necesidad de usar anteojos o lentes de contacto permanentemente. Muchísima gente
en todo el mundo se ha beneficiado gracias a este procedimiento. Para ser candidato a este tipo de cirugía hay que ser mayor de 21 años, entre otras cosas.
En el procedimiento de LASIK, el cirujano talla una delgada lamina (flap) en la superficie de la cornea con un elemento llamado microquerátomo. Luego en las capa mas profunda de la cornea (estroma corneal) se aplica el Laser Excimer.
De esta manera se modifican los radios de curvatura corneal y se logra el efecto refractivo, el cual es personalizado para cada paciente. Luego de aplicado el Laser, el flap corneal es reposicionada en su lugar original, recuperando de esta manera la integridad de la superficie corneal.
La cicatrización es rapidísima, logrando una buena recuperación visual dentro de los 2 o 3 días, aunque la mejor agudeza visual final puede no ser obtenida hasta las 2 o 3 semanas.
En ningún momento del procedimiento se utilizan agujas para anestesia ni suturas.
Gotas de antibióticos y antinflamatorios postoperatorias son usadas por una semana a 10 días luego de la cirugía de LASIK.


RESULTADOS VISUALES CON LASIK


LASIK casi siempre resulta en una mejoría de la visión sin corrección. Sin embargo no siempre se logra obtener una visión perfecta en el primer procedimiento y algunas veces puede ser necesario realizar una segunda aplicación de Laser. La gran mayoría de los pacientes puede esperar ver bien como para conducir un automóvil sin lentes. Sin embargo ciertos pacientes con grandes defectos de refracción (por arriba de 8.0
Dioptrías de miopía y 3 a 4 D de astigmatismo) deberían reducir las expectativas acerca del procedimiento.


LA OPCIÓN PARA MIOPÍAS ALTAS:
Lentes fáquicos

Cuando la miopía es elevada -mayor de 9 dioptrías- no siempre se obtienen resultados óptimos con el LASIK: existe el riesgo de que el paciente sufra de halos y mala visión nocturna. Para estos casos se puede optar por la colocación de lentes intraoculares fáquicos, que conservan intacto el lente natural del ojo (cristalino).
Existen varios modelos de lentes que se colocan dentro del ojo, por delante del iris, apoyados en él o por detrás del mismo.
Con esta técnica se consigue una rápida recuperación visual, con resultados estables en el tiempo. Es, además, reversible ya que se puede extraer el lente colocado en cualquier momento.
En algunos casos donde se asocia una miopía elevada con astigmatismo importante se pueden combinar métodos: se coloca una lente para compensar la miopía y se trata el astigmatismo residual con láser (Lasik).


RIESGO DE PROCEDIMIENTO


LASIK es un procedimiento electivo que, como todo procedimiento, tiene potenciales riesgos y beneficios. En general, las indicaciones para cirugía deben incluir un nivel apropiado de miopía, hipermetropía y/o astigmatismo, tanto como un paciente con motivación y expectativas realistas. El mejor candidato para LASIK es un individuo que desea ser menos dependiente de los anteojos o lentes de contacto, que esta dispuesto a aceptar los riesgos del procedimiento y entiende que una reaplicación de láser puede llegar a ser necesaria. Los potenciales riesgos postoperatorios incluyen deslumbramiento, halos o resplandor alrededor de las luces en la noche; tanto como infección en la cornea con perdida de agudeza visual mejor corregida. Afortunadamente, los riesgos graves que amenazan la visión, como las infecciones corneales, son muy poco frecuentes.


 


Visión normal
La visión clara en un ojo normal es el resultado de la correcta proyección de los rayos de luz, que pasan a través de la córnea, la pupila y el cristalino y se enfocan en la retina.

La miopía ocurre cuando la córnea es demasiado curva o el ojo es demasiado alargado. Esto hace que la luz se enfoque por delante de la retina, lo que da como resultado una visión de lejos borrosa.

La hipermetropía ocurre cuando la córnea es demasiado plana o el ojo es más corto. Esto causa que la luz se enfoque en un punto por detrás de la retina, originando una visión borrosa de cerca, y algunas veces de lejos.

El astigmatismo se produce cuando la córnea está conformada como un huevo o una pelota de rugby en posición horizontal, vertical u oblicua. Esto produce que los rayos de luz se enfoquen en más de un punto de la retina, lo que provoca una visión borrosa y distorsionada.


 
Inicio | Quienes Somos | Cobertura Obras Sociales y Prepagas | Cirugía y Estudios | Sedes | Contacto