Inicio Quienes Somos OS y Prepagas Sedes Turnos Contacto  
CATARATA
LASIK: ASTIGMATISMO, MIOPÍA E HIPERMETROPÍA
CIRUGÍA DE DESPRENDIMIENTO DE RETINA
ALTA MIOPÍA CON LENTES INTRAOCULARES
LÁSERES EN OFTALMOLOGÍA
RETINOPATÍA DIABÉTICA
CIRUGÍA DE GLAUCOMA
PLÁSTICA OFTALMOLÓGICA Y VÍAS LAGRIMALES
ESTUDIOS
CIRUGÍAS Y ESTUDIOS>Degeneración Macular
 




DEGENERACIÓN MACULAR RELACIONADA CON LA EDAD
Degeneracion Macular Miópica

La degeneración macular relacionada con la edad (DMRE) es, como su nombre lo indica, una enfermedad que aparece con la edad, generalmente cuando se ha pasado la barrera de los 55 años. Existe una afección similar, en las personas con miopía elevada, que puede aparecer en cualquier edad, aún en los jóvenes. Estas patologías afectan una zona muy específica de la retina, llamada mácula, que es responsable de la visión central. Sin llegar a la ceguera total, los pacientes pueden quedar con su visión muy disminuida, sin poder leer, manejar o mirar televisión. Hasta la fecha, el avance de la enfermedad era prácticamente irreversible y no existía tratamiento efectivo. Hoy, a pesar de que sus causas siguen siendo desconocidas, se ha descubierto un procedimiento que abre una puerta de esperanza: la terapia fotodinámica.

La retina, la capa de nervios que recubre el interior del ojo y que actúa como la película de la cámara fotográfica tiene dos zonas con funciones específicas: la retina central y la periférica. La primera es una depresión de 1 x 1,5 mm llamada mácula, donde se concentran las células (conos) que nos permiten percibir los detalles. Con la mácula leemos, escribimos, tejemos, percibimos los detalles. Las enfermedades que afectan esta zona se denominan maculopatías. La retina periférica está formada por otro tipo de células (bastones) que nos sirven para percibir los objetos en la penumbra y de día nos brindan la visión periférica o lateral, ampliando el campo visual de la mácula.


DMRE un fantasma de la edad:


La degeneración macular está muy relacionada con la edad. A pesar de encontrar casos inusuales de maculopatía en jóvenes, la mayoría de los pacientes con este problema comienza a notarlo a partir de los 50 años.
Los primeros signos de esta enfermedad son pequeñas lesiones de forma circular en la retina llamados Drusen.
Estos "puntos" no suelen provocan pérdida de visión en sí mismos.
Cuando la degeneración macular avanza, la mácula va perdiendo su morfología habitual y comienzan las alteraciones en la visión. Los problemas comienzan primero en un ojo, y suele suceder que el ojo sano compensa la pérdida de visión del enfermo. Esto dificulta la detección de la patología.


Dos formas de la DMRE


Luego de la formación de los Drusen (donde el paciente no manifiesta síntomas) la enfermedad evoluciona hacia dos formas: un 80% desarrolla una forma seca, de lenta evolución y escasos síntomas (salvo la disminución visual). El otro 20% desarrolla una forma húmeda.

- Forma seca: Cuando los Drusen están en una etapa avanzada luego de mucho tiempo, pueden causar un adelgazamiento de la mácula, que se atrofia y deja de funcionar. Estamos en presencia de una forma seca de la enfermedad: aparecen áreas opacas en la visión central y tiene un avance lento. Aunque no hay tratamiento probado para las personas con este tipo de degeneración, hay una serie de ayudas ópticas y tratamientos de visión subnormal que ayudan a los pacientes a desarrollar sus actividades lo mejor posible.

- En la forma exudativa o húmeda:Se forman nuevos vasos por detrás de la mácula, que deforman físicamente la retina y derraman en ésta sangre y fluidos. Durante la etapa terminal se forma una cicatriz que obstruye la visión central, formando una mancha central llamada escotoma.


TRATAMIENTO DE LA DMRE


Los tratamientos existentes apuntan a detener el avance de la enfermedad. No se ha descubierto aun la forma de revertir la enfermedad: cuando la retina está destruida o atrófica, ya no se recupera.
Existen dos tratamientos posibles para pacientes con DMRE húmeda. El primero es la fotocoagulación con rayo láser, que sella los vasos sangrantes pero también lesiona la retina que está por encima. Por este motivo sólo puede ser utilizada en los pocos casos en que dichos vasos están por fuera de la mácula.




PDT una esperanza


En 1997 comenzó a investigarse una nueva técnica para el tratamiento de esta afeccion: la terapia fotodinámica (PDT). Esta técnica ya se utiliza para otro tipo de enfermedades (en tumores por ejemplo) y consiste en introducir en el cuerpo una droga sensible a la luz que se fija selectivamente en ciertos tejidos. Luego se utiliza un rayo láser de baja potencia (láser frio) para activar la droga y producir un fenómeno químico. Esto evita que se produzcan lesiones no deseadas en los tejidos sanos.
En efecto, la forma de detener el avance de la DMRE Húmeda es sellando los neo-vasos que crecen detrás de la mácula, la lesionan y le vierten sangre y plasma. Cuando los vasos están dentro y por detrás de la mácula, es imposible aplicar fotocoagulación láser convencional ya que el calor lastimaría el tejido retiniano, y el efecto sería igual de nocivo. Para estos casos, la terapia fotodinámica es lo ideal.


COMO SE REALIZA ESTE TRATAMIENTO


Se inyecta una droga en una vena del brazo del paciente. Esta droga viaja hacia la retina y se adhiere solamente a los neo-vasos y no a los vasos normales de la retina. Una vez que la droga se encuentra contenida en los capilares anormales, por detrás de la mácula, se la activa mediante un láser no térmico (que no quema la retina), y se produce un fenómeno químico que los cierra y detiene el sangrado. La terapia fotodinámica es lo más moderno en tratamiento para esta enfermedad. El objetivo principal es detener su avance natural y evitar que aumente el escotoma central. En principio no mejora la agudeza visual, sólo lo hace en un 20% a 30% de los pacientes tratados. En un número importante de pacientes es necesario repetir el tratamiento de una a tres veces a lo largo de un año antes de controlar definitivamente la enfermedad.






AYUDAS OPTICAS


La degeneración macuar relacionada con la edad afecta la zona de visión central, pero no ataca a la retina periférica, aún en la etapa más avanzada.

Se haya detenido la enfermedad en la primera etapa o se encuentre ya en etapa cicatrizal, el paciente siempre mantiene algo de visión. Ese remanente de visión puede ser aprovechado con diferentes instrumentos de alta precisión, como lupas, anteojos especiales (microscópicos, telescópicos), y hasta magnificadores electrónicos. La especialidad de visión subnormal ha avanzado mucho en estos últimos tiempos y la tecnología aplicada a este campo permite que existan instrumentos ópticos y no ópticos de altísima precisión. Los pacientes pueden disponer de anteojos con lentes especiales, cámaras de televisión para circuito cerrado y magnificación y accesorios para computación diseñados especialmente para pacientes con baja visión.

 

Es recomendable consultar con un oftalmólogo de confianza para ser derivado a un centro idóneo.



COMO DETECTAR LA DMRE HÚMEDA


En la primera etapa de este enfermedad, el paciente puede notar que su visión se distorsiona. Una forma fácil y efectiva de comprobar si hay algún cambio en la visión es el test de Amsler 1) Si usted utiliza anteojos de lectura, téngalos puestos

2) Cúbrase un ojo y mire el punto central
3) Mantenga su ojo enfocado
4) Mire directamente al punto central y sólo allí
5) Todas las líneas deberían aparecer derechas. Todos los cuadrados deberían ser del mismo tamaño.
6) Haga este test con cada ojo.



Si cualquier área de la grilla aparece distorsionada o decolorada o usted percibe algo anormal, es preciso que consulte inmediatamente al oftalmólogo.
Es importante saber que la forma seca de la enfermedad puede progresar hacia un tipo húmedo. Entonces, si usted ha sido diagnosticado con la forma atrófica, el test de Amsler le servirá para monitorear su visión y dar aviso a su oftalmólogo frente al primer cambio.



PDT (Preguntas Frecuentes)


¿Es un tratamiento doloroso?
No. El láser es un procedimiento no invasivo, y no provoca dolor.

¿Tiene riesgos?
Si es indicado y aplicado por un oftalmólogo con práctica en el uso del laser, no representa peligro. Solamente se aplica una anestesia tópica (en gotas) sobre el ojo.

¿Qué puede suceder si tengo cataratas?
Es común en pacientes adultos la aparición simultánea de una DMRE y una catarata. En esos casos debe estudiarse el grado de avance de ambas enfermedades. Generalmente se recomienda remover la catarata con la técnica de facoemulsificación y colocar un lente intraocular. Luego sí se controla la maculopatía.

Luego del tratamiento ¿puede volver a aparecer la enfermedad?
Si, es muy probable que los casos recidiven y sea necesaria una nueva aplicación de PDT (Visudyne). La mayoría de los pacientes necesita de dos o más aplicaciones de láser para controlar y detener el avance de su enfermedad.

¿La terapia fotodinámica es el mejor tratamiento para la DMRE?
Luego de extensas investigaciones realizadas durante dos años en Europa y los Estados Unidos, a los que el equipo de retina del Centro de Ojos Buenos Aires ha asistido, se puede afirmar que sí. Creemos que es un primer gran paso en la lucha para derrotar a la DMRE.

¿Qué es lo peor que puede ocurrir luego de realizar la Terapia Fotodinámica?
Una complicación es que el tratamiento no surta efecto y la enfermedad siga con su curso natural hasta que el paciente pierda la visión central. No se ha descripto, en toda la literatura mundial, un caso en el que la aplicación de Visudyne haya perjudicado la visión del paciente.

¿Se realiza el mismo tratamiento para la DMRE que para la Degeneración Miópica?
Sí, el procedimiento es exactamente el mismo, aunque los datos preliminares indican que es posible que en el caso de la miopía sean necesarias menos sesiones.




 
Inicio | Quienes Somos | Cobertura Obras Sociales y Prepagas | Cirugía y Estudios | Sedes | Contacto